Lilypie Waiting to Adopt tickers

Lilypie - Personal pictureLilypie Waiting to Adopt tickers

miércoles, 4 de julio de 2012

Carlos González...me ecanta!

Hola familia bloggera!

Lo primero de todos agradeceros las preocupación y los consejos que me habeís dado a raíz de mi última entrada donde os conté el aviso de lentejita...gracias...estoy muy bien, todo normal, como siempre y no he vuelto a marcar...eso si, como dije, ni un esfuerzo más!!!

Hoy os quería poner un par de párrafos del libro que me estoy leyendo ahora: "Un regalo para toda la vida" (guía de la lactancia materna) de Carlos González, ya me leí hace un año el de "Besame mucho" y me gusto bastante...en este, aunque mayoritariamente habla de lactancia, también deja ver su particular visión de la maternidad/paternidad...crianza con apego, crianza natural, o como le queráis llamar...espero poder aplicar los mimitos y los brazos para mi lentejita y mi churumbel....

Aquí os dejo el primero...

"Seguro que ahora alguien dirá que por culpa del doctor González (y del doctor Taubman,¡ tal para cual!), las pobres madres van a estar esclavizadas, todo el día pendientes de sus hijos. Mentira. Yo no le digo al niño que llore, llora él solito. Si su hijo llora, habrá quien le diga que solo puede hacer una cosa: salir de la habitación y dejar que llore. Tiene que hacerlo tanto si le funciona como si no, una vez y otra, un día y otro. Y durante eses tiempo, ¿qué hace la madre?, ¿cree que se pone a leer un libro, o a dormir la siesta, o a planchar?Todo el que ha oído llorar a un niño, llorar de verdad, ¡y además a su propio hijo!, sabe que esa madre no puede hacer nada. El llanto de un niño es uno de los sonidos más desagradables de la naturaleza...Esa pobre madre no puede hacer otra cosa que apretar las mandíbulas, mirar las manecillas del reloj y esperar los veinte minutos. En cambio la madre a la que han recomendado hacer caso a su hijo tiene cinco opciones para elegir, puede decidir por cuál de ellas comienza, y si un truco no funciona y el niño sigue llorando, puede probar con otra cosa, de hecho, una de las posibilidades, el niño tiene sueño y quiere dormir, podría interpretarse como dejarlo en la cuna e irse; solamente que, si no funciona, la madre no está obligada a esperar veinte minutos para sacarlo.

La madre esclavizada es aquella a la que obligan a dejar llorar a su hijo, mientras que la madre liberada es aquella que tiene derecho a hacer lo que le parezca conveniente para calmarlo."

Otro párrafo del libro dice así:

"No existe ninguna enfermedad mental causada por un exceso de brazos, de cariño, de caricias...No hay nadie en la cárcel, o en el manicomio, porque sus padres le cogieron demasiado en brazos, o le cantaron demasiadas canciones, o le dejaron dormir con ellos. En cambio, sí que hay gente en la cárcel, o en el manicomio, porque no tuvo padres, o porque sus padres le maltrataron, le abandonaron o le despreciaron. Y sin embargo, la prevención de esa supuesta enfermedad mental totalmente imaginaria, el malcriamiento infantil crónico, parece ser la mayor preocupación de nuestra sociedad."

Que os parece?????? para mi dice verdades como puños!!!!!

Ya me contaís vuestra opinión, besitos para todos.

Ester

7 comentarios:

  1. Ester, ningún autor de libros sabe mejor que la propia madre lo que hay que hacer, no te preocupes porque cuando llegue el momento lo sabrás. yo soy de las que piensan que no existe el exceso de amor y que los niños solitos dejan de querer estar en brazos, todavía no conozco a niguno de quince años que le siga pidiendo bracitos a mamá ;)

    ResponderEliminar
  2. A mi me han encantado estos dos párrafos, muy acertados, sin duda. Gracias por transcribirlos.
    Un saludo!

    ResponderEliminar
  3. Pero por desgracia el "malcriamiento infantil" existe, no lo podemos negar, se deba a lo que se deba y en algunos casos se convierte en un problema muy serio. Yo soy de las que pienso que el cariño, los abrazos y demás no son incompatibles con las normas. Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Cariñet que te voy a decir yo....que me encanta esa forma de crianza, que me encanta lo claro que lo explica Carlos González y que todavía me acuerdo de la conferencia que dio y nosotras, ahí, tomando nota,jeje y soportando los lloros de todos los pekes, jeje te acuerdas. A ver si a la próxima vamos con los nuestros a cuestas.

    Me alegro que estés bien!! Cuídate, hablamos!!

    ResponderEliminar
  5. ay Esther no sabía lo del sustín, se me escapó tu actualización. Pero ya veo que todo va bien y que se ha quedado en un avisín, toca cuidarse y no hacer esfuerzos, ¡no compensa! Y quien no quiera entenderlo, que no lo entienda, pero ahora tienes que cuidarte por dos pequeña.

    Me encantan los parrafos que has compartido, estoy totalmente de acuerdo con lo que rezan!!! Desde luego que cuando sea mi momento, me leeré el libro.

    mil besinos

    ResponderEliminar
  6. Cuando tuve a mi hijo, muy al principio, me dejé persuadir por esas doctrinas estúpidas del duermete niño y similares. A los dos días me di cuenta de que algo no cuadraba... Menos mal que enseguida cayó en mis manos el bésame mucho, me dio la tranquilidad de haber elegido el buen camino. Desde mi punto de vista, lo de dejar llorar a los niños etc... son métodos que modifican el comportamiento, pero no el malestar del niño, el miedo a la oscuridad, a quedarse solo en la cuna... eso solo se cura con mucha dedicación por parte de los padres. No hay que darle muchas vueltas, basta con pensar cómo nos gustaría a nosotros que nos tratasen las personas que más queremos, nuestra pareja, nuestra familia, nuestros amigos, si de repente tenemos sed, sueño, hambre, dolor de tripa, si simplemente necesitamos un abrazo, una muestra de cariño... para saber qué tenemos que hacer cuando nuestros niños lloran.

    ResponderEliminar
  7. Hola guapa!! perdona mi desconexión, no sabía que habías tenido un susto. Me alegro que esteis bien y ahora a hacer caso del médico!!
    Yo también estoy de acuerdo con esta forma de criar y ahora que por fin lo puedo poner en práctica no veas el gustazo que da coger, abrazar, mimar, besuquear y consolar a tu hijo cuando llora. AH! también va bien porque ta ahorras el gimnasio, se me están poniendo unos brazos, jejje
    Un besazo guapa y cuídate mucho!!

    Olga

    ResponderEliminar

me encantaría que me dejases tú comentario!!!!