Lilypie Waiting to Adopt tickers

Lilypie - Personal pictureLilypie Waiting to Adopt tickers

sábado, 25 de enero de 2014

Lo que te cambia la vida...

Hola familia bloggera…

Siento no estar aquí más a menudo, de verdad que lo siento en el alma…yo misma me pregunto como no soy capaz de encontrar 10 minutos a la semana para actualizar este rinconcito de mi vida, de verdad que me lo propongo, pero casi siempre lo encuentro por la noche, cuando ya estoy muerta matá y solo quiero irme a la cama!!!! lo siento.

Tengo muchas cosas que contaros…voy a comenzara cronológicamente…

Llego diciembre y con el llegaban muchas primeras veces…el primer cumple de mi chico, la primera vez que comía turrón, la primera vez que se enteraba de algo: miraba las luces, los regalos…todo lo llamaba la atención!!!

Mi principe cumplio un año el 10 de diciembre, ese día lo celebramos en casa, vinieron los abuelos y sacamos una pequeña tarta, Iván se vino a almorzar conmigo al trabajo para que así lo pudiera ver por la mañana…me daba tanta pena no poder verlo hasta el medio día…jajaja estuve toda la santa semana con morriña, con morriña de bebe…de mi bebe…miraba y remiraba las fotos, los vídeos de cuando tenia días, meses…y pensaba..como ha podido cambiar tanto??? como??? pues si, es que pasa volando, un año no es nada, pero en un bebe tan pequeño es un mundo…de no hacer nada a querer hacerlo todo, de solo dormir y comer y gatear, andar y explorar todo lo que hay en su alrededor, desde una pelusa negra sobre la manta blanca hasta una paloma con colores volando sobre la terraza…

Es el año de los descubrimientos, se descubre las manos, el ombligo, la lengua, se descubre los dedos de los pies, la chufa…descubre que se puede desplazar, primero moviendose tipo croqueta, luego gateando y más tarde de pie agarrandose a todo lo que le podía dar seguridad…sobre todo las manos de los papis.

Se descubre la voz, la risa, las carcajadas…descubre los lloros por no conseguir algo, el enfado…y sobre todo descubre que papa y mama siempre están a su lado, siempre…que suerte tenemos de poder compartir tantas y tantas horas contigo!!!

El primer cumple lo celebramos por todo lo alto, alquilamos una planta baja que era una antigua guardería y allí hicimos ir a 80 personas…soy una burra lo se, pero juro que no podía prescindir de nadie!!!! allí estaban todos, mi niño, su familia, sus amigos…el de la manita porque soltarse ni de broma y disfrutando de su primer sandwich de nocilla..primero y último (ahora os contaré por que).

El cumpleaños fue maravilloso, le llenaron de regalos y como yo soy tan especial con la ropa pues la mayoría fueron juguetes…madre mía y los reyes a la vuelta de la esquina!!!!! aquí os pongo algunas fotos: (las dos primeras son del día del cumple, en casa…)







Paso el cumple, llego el lunes y la revisión de los 12 meses con las vacunas, todo perfecto…lo único que había perdido un poco de peso, la pediatra de la seguridad social no se había dado cuenta porque para ella había aumentado desde los 9 meses que fue la última revisión ahí…pero para mi, había perdido…en el privado a los 10 meses pesaba más que a los 12..hable con una conocida mía que es pediatra y me tranquilizo diciéndome que podía ser normal por que ahora se mueve más, que lo vigilase y ya está…

La noche del lunes al martes la paso mal, no paraba de despertarse de lloriquear…nos dio la noche, eso no es normal en él, duerme con nosotros en la cama y cuando da alguna mala noche es porque le pasa algo…el martes se despertó igual, quejoso…estaba inquieto, no quería estar jugando ni sentado, ni de pie…no quería nada…bueno sí, sólo quería agua y  más agua…pensábamos que estaba obsesionado con ella, desde hacia más de una semana no paraba de pedirla, y si no se la dábamos lloraba…se tiro toda la tarde igual, no durmió nada en todo el día y solo le tranquilizaba darle paseos en el carro…nosotros lo achacamos a las vacunas, pero no le subía la fiebre y el apiretal no le hacía nada…

La noche del martes al miércoles la paso bien, no ceno pero estaba tan reventado que durmió toda la noche…recuerdo que iván me dijo "menos mal que nos ha dejado descansar hoy" y que yo le contesté…"llorar no ha llorado…pero mamar…6-7 veces en toda la noche"…estamos a miércoles…se levanta igual, estaba "asqueroso" "insoportable" como lo queráis llamar…llegue  yo al medio día y al decirme iván que no había comido dije "hasta aquí" me lo llevo al pediatra…no era normal que estuviese así, jamás había estado así…y las vacunas se supone que daban reacción a los 5-6 días…tomo pecho y me lo devolvió todo cuando estaba ya en el carro, ni lo cambié me fui al pediatra…

Una vez allí me atendieron enseguida, la pediatra se extraño al verme…solo hacía dos días que le había hecho la revisión del año y estaba "perfecto", le dije como se encontraba, que no había comido y que no paraba de quejarse…y de repente Martín vio la botella de agua de Irene (nuestra pediatra)..se puso a llorar porque la quería y entonces le conté que estaba obsesionado con el agua, solo quería beber y beber y que claro como bebía más hacia más pis y los pañales no le aguantaban secos ni dos horas…es más se le salía el pipí…también le añadí lo del peso, que había perdido…ni un segundo tardo en sacar un aparatito para mi desconocido hasta entonces " Le voy a hacer una prueba para ver como tiene el azúcar"…nudo en la garganta…azúcar????? a mi hijo solo le ha sentado mal la vacuna…o no??? 

Azucar alta…de hecho tan alta que medidor no nos decía a cuanto la tenia ponía HIGT …Irene me miró y me dijo "No te quiero asustar, pero todo parece indicar que es diabetes"…y en ese momento tu vida se detiene.

Me mando corriendo al hospital, yo estaba sola, me hizo llamar a mi marido…no atinaba…lo llamo ella y al final dimos con él…me dijo "cierrame la puerta, voy a avisar al hospital de que vas"…como??? pero esto es tan grave?????

Con un pinchazo en el corazón me fui al hospital…iba dandole golpecitos a Martín en la cara para que no se durmiera…(el hospital está cerca y fuí andando) cuando llegue me estaban esperando…analítica de sangre…lo primero es saber cuanta azúcar tiene…mientras tanto le ponen dos goteros, martín está agotado y deshidratado…ya estaba Iván conmigo…los dos con un miedo en el cuerpo horrible…mi marido me intentaba consolar diciéndome que igual era otra cosa, que ahora veríamos…ya están los resultados de la analítica…"Martín es diabético, tiene 780 de azúcar, hay una ambulancia esperandoos en la puerta, os vais a la Fe, aquí no tenemos UCI pediatrica" 

Os podeís imagina como me sentí en ese momento..como nos sentimos…ahora mismo lloro recordándolo…maldito 18 de diciembre…pero si no hubiese sido ese día hubiese sido otro, ahora lo sabemos…Martín nació con la predisposición a padecer diabetes…era cuestión de tiempo…llegamos a la fe y allí dejamos a nuestro bombón…sedado, atado a la cama y con miles de cables por todos lados…pero era necesario, había que meterle insulina bajarle el azúcar y hacerle analíticas cada hora…con un bebe o lo haces así o es imposible…esa noche Iván y yo en casa no sabíamos que hacer, la primera vez que estábamos sin Martín…nos leímos todo lo que pudimos sobre la diabetes y solo pensábamos en que llegase el día siguiente para poder verle otra vez…

A las 9, puntuales estábamos allí…mi niño ya despierto y con mala cara…pero con el azúcar controlada y con ganas de mama y papa…aún seguía atado y no pudimos cogerle..no fue hasta las 13 horas cuando pudimos entrar y abrazarlo…y darle su teta…esa teta que tanto echaba de menos…enseguida nos pasaron a planta…y allí comenzó nuestro aprendizaje, aprender a ser padres de un niño diabético…aprender  a pincharle, a medirle, a ver cuanto le tenemos que poner de insulina y porque…aprender a prepararle sus papillas y cambiar nuestros horarios…aprender a que la teta no se toma cuando quiere si no cuando tiene que comer…aprender a convivir con ella, con la diabetes y meterla en nuestras vidas así de repente…

No ha sido fácil, pero tampoco es lo más complicado del mundo…es cuestión de dedicarle tiempo, y de tener claro que hay que hacerlo si o sí… martín esa misma semana, el viernes, ya estaba como es él…alegre, bailongo, simpático…estábamos bien porque lo veíamos bien y lo habíamos visto tan mal que solo podíamos estar contentos.

Es duro, muy duro…es pequeño y cuesta, el no sabe decirnos cuando se encuentra mal, no puede expresarse…luego las rutinas le han costado un poco, el no estaba acostumbrado a tanto horario y a tanta comida…que horror!! yo cuando veía los platazos que le traían en la Fe alucinaba con todo lo que se tenía que comer…eso sí, en 9 días engordo casí 800 gramos!!!! y le salió la barriga de la felicidad…

El no nota nada, justamente igual que el ser tan pequeño tiene su parte negativa, también la tiene positiva, no se entera, no le duelen los pinchazos e incluso nos pone el dedito para que le hagamos los controles!!!! va a crecer siendo diabético, no se va a acordar de su vida sin ella…así que supongo que lo verá tan normal, o por lo menos más normal que al que le sale con 15 años.

Nuestro hijo es un hijo normal, que no puede comer determinados alimentos, alimentos que de momento no comía, con lo cual no los hecha de menos…el podrá correr, jugar, hacer deporte…incluso en algún cumpleaños hará algún extra y comerá tarta o alguna chuche…

Os tendría que contar mil cosas más…la adaptación no ha sido fácil del todo y merece su post a parte…la teta..su maravillosa teta…esa que sigue tomando pero ya no tan a menudo…os dejo una foto reciente de mi peque…para que veáis que tengo un Principe con azúcar….







Muchos besitos….

Ester